Yo Construyo

Maestro trabaja de lunes a domingo para tener su ansiada independencia

Autor: Iván Urbina, publicado el

De lunes a viernes, Sergio Cerda trabaja en una fábrica de muebles, mientras que se dedica a hacer pololitos los fines de semana. Hoy se esfuerza para independizarse definitivamente.

Con una familia completa ligada al rubro de la construcción, el destino final de Sergio Cerda (52) siempre pareció estar de la mano de herramientas y materiales. 

Y así fue. Uno de sus primeros trabajos fue como ayudante en una obra de edificación, y de ahí no paró más. Eso sí, se desenvolvió en el área que más le gusta: la mueblería de línea plana. A pesar de trabajar en una fábrica de muebles en la que despliega sus habilidades, también hace algunos pololitos de manera independiente. 

“Trabajo en una fábrica de muebles, y aparte de eso en mi casa tengo un taller chiquitito donde hago muebles de manera individual. De repente me salen pololitos por si alguien quiere una cocina, un closet, una cómoda, etcétera”, relata el oriundo de La Florida. 

Aunque asegura que ha sido difícil despegar en un rubro tan competitivo, a punta de esfuerzo ha podido ganarse la vida. De a poco ha adquirido una a una sus herramientas, lo que asegura ha sido lo más complicado desde que inició.

Además, al tener, prácticamente, doble empleo, el maestro asegura que no tiene días libres para cumplir con su clientela. 

“La verdad es que mi rutina es trabajar de lunes a domingo. De lunes a viernes trabajo en la fábrica, y en las tardes me meto a mi taller, junto con el fin de semana, donde me dedico más que nada a instalar los muebles que me van pidiendo mis clientes”, cuenta Cerda. 

Sin embargo, asegura que para él no es un problema, ya que la construcción de muebles es lo que más le apasiona en la vida. “A mí me gusta este tema, me apasiona. De hecho, si mi señora no se acercara al taller a decirme -anda a acostarte, es tarde- yo me quedaría y me amanecería ahí metido”, narra.

 

El sueño de la independencia 

 

Hace ya casi tres años que Sergio Cerda armó un pequeño taller de muebles en su vivienda. Conversando con La Cuarta Constructor, señala que su sueño es independizarse completamente, pero por el momento se ve difícil debido a que no tiene aún una cartera de clientes extensa. 

“Creo que todos los que trabajamos en este rubro pensamos en independizarnos en algún momento. Pero eso significa tener una cartera de clientes, y este rubro es muy inestable. En estos tiempos, con el retiro del 10% y todos los bonos, la gente está aprovechando esa platita para hacer arreglos en su hogar y ha habido harta pega, pero de momento que esto se acabe ya te van a salir los pololos de siempre, y con eso tú no te puedes dar vuelta”, asegura. 

Sin embargo, su idea y sus metas siguen estando ahí presentes y por eso lucha día a día con esfuerzo y sudor. Por eso, aconseja a los jóvenes que se interesen en el mundo de la construcción a no bajar nunca los brazos. 

“Esto requiere sacrificio y meterte mucho en el tema. Es importante también tratar de capacitarte, porque hoy en día tienes cursos para todo, no como antes que todo se hacía de forma más artesanal. Pero trabajar, al menos en mueblería, requiere harta paciencia, así que, el que quiera meterse, que lo intente, pero tiene que ser jugado”, cierra.