Tema Central

Pase un invierno calentito con una correcta mantención del calefont

Autor: Iván Urbina, publicado el

Sepa cuáles son las fallas más recurrentes de estos aparatos, y cómo debe realizarse el tratamiento anual para funcione diez de diez.

A pasos agigantados se acercan los días de invierno, y uno de los elementos del hogar que no pueden fallar es el calefont, sistema esencial en la actualidad para calefaccionar el agua.

Lo recomendable es efectuar una revisión y mantención del calefont una o dos veces al año, acción que pocos dueños de casa suelen hacer.

Esto puede traer fallas como dificultad en su encendido o el poco calentamiento en el agua. Otro de los problemas que puede acarrear es mucho más grave: una fuga de gas que podría desencadenar en una tragedia.

Luis González, Jefe Nacional de la especialidad de Construcción de AIEP, enumeró las fallas más comunes que puede tener el sistema de calefacción de agua, y cómo estas pueden repararse:

1.Una de las más comunes es cuando un calefont de encendido manual o con llama piloto no enciende. Esto se debe principalmente a que la membrana está desgastada o vencida por su uso y debe reemplazarse por una nueva, según el modelo del calefont. La membrana es la encargada de accionar y permitir el paso del gas para encender los quemadores.

2.Cuando la llama del piloto no enciende correctamente o se apaga al encender el calefont , el sistema de seguridad está dando un aviso: se requiere una limpieza al quemador de la llama piloto, que tiene como función de seguridad y dar el encendido de los quemadores.

3.Un calefont, de por sí, debe tener una llama azul. Cuando nos damos cuenta de que es de color amarillo, roja o llama intermitente en los quemadores, se debe proceder al mantenimiento, realizando la limpieza de los quemadores por acumulación de hollín o residuos (impurezas al quemar el combustible), producto de la propia combustión.

En la práctica: así debe ser el mantenimiento del calefont

Lo primero que hay que tener en cuenta al realizar el tratamiento de un calefont es que la persona trabajadora sea certificada y autorizada por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles. No es un juego el trabajar con gas, por lo tanto, el instalador debe ser una persona con estudios acreditados en la materia.

“La seguridad es importante, y un gásfiter con licencia sabe que antes de intervenir, debe cortar el flujo de gas al artefacto, cerrando la llave de paso. Siempre es importante recoger y seguir las recomendaciones del fabricante. Además, se recomienda utilizar elementos de repuestos originales para que funcione correctamente hasta la próxima visita del profesional”, indicó González.

El académico agregó que, “dependiendo de la falla del artefacto, debe considerar el espacio adecuado para realizar las diferentes operaciones y con suficiente ventilación. Por último, hay que comprobar que el artefacto quede funcionando correctamente por el personal que realizó el mantenimiento o que intervino”.