Tema Central

Las excelentes propiedades que brindan los ladrillos en las construcciones

Autor: Iván Urbina, publicado el

Desde aislamiento acústico y térmico, hasta alta resistencia sísmica son algunas de las ventajas que tiene el uso de los ladrillos en las obras. Experto dio cátedra de sus beneficios.

Al ser uno de los países más sísmicos del mundo, Chile requiere de elementos constructivos que tengan una gran resistencia. Por eso es que los ladrillos son uno de los implementos que más se utilizan dentro del rubro, en especial en obras de albañilería.

Los ladrillos son piezas de arcilla de forma rectangular, cuyo procedimiento de fabricación se realiza a través de un proceso de calor de más de 1000ºC. Gracias a la exposición a esta alta temperatura es que adquiere propiedades aislantes y de gran resistencia.  

David Blanco, académico del Departamento de Ciencias de la Construcción de UTEM, señaló que los ladrillos tienen muchas características constructivas que destacan, como su “facilidad de uso, gran variedad de calidades y formas, capacidad de conferirles con facilidad propiedades de textura superficial sin necesidad de revestimientos adicionales, un fácil mantenimiento y un buen aspecto estético”. 

Además, el experto agregó que los ladrillos también cuentan con buenas propiedades mecánicas y físicas, como “resistencia a la humedad, a los agentes químicos y a la compresión; tienen escasa conductividad térmica, buen aislamiento acústico y alta resistencia a la abrasión”.

 

Tipos de ladrillo en el mercado 

Todos los ladrillos son fabricados en base a las mismas materias primas: arcilla, agua, y a veces, algunos aditivos especiales. Sin embargo, existen dos clasificaciones, según explicó Blanco. “Hay dos tipos principales de ladrillos en Chile: Los hechos a mano y los hechos a máquina. Luego, según las propiedades físicas y mecánicas que se requiera, los ladrillos hechos a máquina se pueden clasificar: según su uso (ladrillo caravista y ladrillo para ser revestido); según su clase ((ladrillo macizo, perforado (N° de perforaciones <50% de volumen) y hueco (N° de perforaciones >50% de volumen), o según su grado de resistencia a la compresión, adherencia y absorción de agua (grado 1, 2 y 3)”, indicó el docente.

 

Ojo con el mortero de pega

Hay cierta habilidad que el maestro debe adquirir para pegar ladrillos, pero uno de los puntos más importantes a tener en cuenta es el mortero de pega que utilizará para su proyecto. 

“El mortero debe tener una resistencia semejante a la de los ladrillos cerámicos que unirá. En estado fresco debe de presentar buena trabajabilidad (ni muy líquido ni muy denso) y debe de tener buena retención del agua de amasado, para que ésta no sea absorbida por los ladrillos”, señaló David Blanco. 

A esto, añadió que el mortero debe lograr lo siguiente: 

- Dar propiedades de resistencia al muro, produciendo la adherencia entre los bloques, a fin de que trabajen de forma monolítica.

- Lograr un sellado hermético de las juntas.

- Conseguir la adherencia con el acero de refuerzo en las juntas, los amarres metálicos y los pernos de anclaje si los hubiera.

- Dar buena calidad arquitectónica a las estructuras de albañilería.

- Compensar las posibles variaciones de dimensiones de los bloques de hormigón o arcilla.