Tema Central

Conoce las grandes propiedades de los aislantes térmicos en la vivienda

Autor: Iván Urbina, publicado el

Para evitar un invierno entumido de frío, ponga atención a esta nota y decida si aplicará lana mineral, poliestireno expandido o espuma aislante en sus paredes o techos.

La aislación térmica de un hogar no es un tema menor. Esta permite que nuestro hogar, como refugio, pueda soportar de buena manera el excesivo calor en verano, otorgándonos un ambiente fresco, mientras que hace que la vivienda evite pérdidas de calor en invierno, dándonos un espacio cálido y reconfortante.

Los materiales de aislación térmica se suelen ubicar dentro de los tabiques, entre una placa de revestimiento y otra. Los principales son recontraconocidos: el poliestireno expandido (o plumavit), la lana mineral y la espuma aislante.

Marco Fritz, docente de la carrera Técnico en Construcciones Civiles de CFT Santo Tomás San Joaquín se dio el tiempo de dar las principales características que tiene cada uno.

Poliestireno expandido:

es un material que se ocupa frecuentemente para aislación, tanto para paramentos verticales como horizontales. Este material se compone de un polímero termoplástico, es decir, un material plástico esponjoso que otorga una buena propiedad térmica. Se caracteriza por ser ligero pero resistente, ayudando a amortiguar impactos y de fácil instalación, acomodándose a diferentes espacios.

Si se usa como aislante en paramentos horizontales (techo), genera una capa continua que no deja huecos, ayudando a reforzar la estructura.

Lana mineral:

es un material un poco más caro que los que se encuentran en el mercado, pero tiene mejor resistencia térmica que la lana de vidrio. Su composición flexible la convierte en un excelente aislante acústico, también posee altos niveles de protección tanto al calor como al fuego. Principalmente se enfoca en mejorar la calidad de vida de las personas al entregarles mayor seguridad por sus características de composición ya que es un material no combustible.

Espuma aislante:

este material es un aislante térmico e hidrófugo, ideal en la aislación de paredes, techos, áticos y sótanos. Impermeabiliza, aísla, sella eficazmente, evitando la formación de humedad por condensación y elimina los posibles puentes térmicos. Aunque actualmente este procedimiento aún es de muy elevado valor, posee una alta capacidad de aislación con poco grosor.

Las capacidades ahorrativas de los aislantes térmicos

Hasta ahorro energético puede significar el uso correcto de los aislantes térmicos, ya que nos podrían permitir ocupar menor energía eléctrica, evitando, por ejemplo, el uso de ventiladores en el verano y estufas o calefactores en invierno.

“Los aislantes térmicos permiten mejorar la eficiencia energética de la casa. Una buena aislación en paredes y techo, logran un ahorro económico. También se debe prever las fugas en ventanas y puertas, con ello evitar lo que se llaman los puentes térmicos. Como característica principal los aislantes térmicos deben tener ciertas propiedades para evitar que el calor que se genere en el interior no se escape hacia el exterior. A la vez, deben impedir que las temperaturas extremas del exterior entren a la vivienda”, aseguró Fritz.