Yo Construyo

Soldador se reinventó en pandemia y hoy aconseja a los más jóvenes

Autor: La Cuarta , publicado el

El espejino Mario López la vio fea con la pandemia, pero supo salir adelante como independiente. Hoy se dedica a realizar cualquier trabajo con estructuras metálicas, siempre y cuando pueda desplegar su talento soldando.

Los talentos en la construcción se heredan y Mario López (33) es testigo de ello. Su familia se ganó la vida trabajando en soldadura y estructuras metálicas, y a él le dejaron el legado de este rubro difícil, pero absolutamente rentable.

Empecé como a los 15 años de edad trabajando en el armado de estructuras metálicas y a los 18 me tiré a la soldadura. Después empecé a especializarme. Comencé trabando en esto, La práctica fue en mi escuela, aunque con el tiempo me he ido calificando varias veces", relató el maestro a La Cuarta Constructor.

El maestro oriundo de Lo Espejo agregó que las dificultades del rubro están latentes, por lo que el cuidado es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta si uno trabaja en estructuras metálicas y soldaduras. "Las mayores dificultades tienen que ver con los procedimientos, y son complicados principalmente por lo teórico. Especializarse en varilla es lo más difícil, porque usar el arco manual es lo más complicado que hay en esto", aseguró.

Eso sí, López comentó que cualquier persona, con especialización y mucho estudio, puede llegar a ser un gran maestro soldador, lo cual cada vez es mejor visto porque existe un campo laboral muy amplio, tanto en empresas o de manera independiente.

"Hay harto trabajo acá. El tema se da porque los fierros y las soldaduras están presentes en casi todos los trabajos referentes a la construcción. Prácticamente toda obra tiene fierros y soldadura", indicó.

Pandemia

Mario tuvo la mala fortuna de haberse quedado sin trabajo justo antes de comenzar la pandemia. Sin embargo, antes de echarse a morir, utilizó todas las herramientas aprendidas en sus trabajos como soldador en las obras del Aeropuerto, en el Metro de Santiago, de mineras y maestranzas, y se lanzó como independiente. Hoy es capaz de armar cualquier estructura metálica él solo.

"Tuve que recurrir a trabajar como independiente, y gracias a Dios no me ha ido mal, he hecho varios trabajos. No me quejo. Hoy soy capaz de hacer casas completas y cualquier estructura metálica, aunque como soldador no me meto tanto en el armado, sino que principalmente a soldar", contó.

Según su punto de vista, el retiro del 10% de las AFP impulsó enormemente su trabajo. "Con eso se abrieron las puertas porque la gente tuvo más dinero para invertir en sus casas. Entonces la mano de obra fue ganando terreno y ahora los maestros están con harta pega", sostuvo.