Yo Construyo

Maestro construyó su camino en base a los muebles 100% de cuero

Autor: Iván Urbina, publicado el

Tras trabajar desde muy joven, Ramón Tapia pudo consolidarse como uno de los pocos que realizan el trabajo de bergeres artesanales en Chile. Nos contó su historia y cómo las redes sociales han podido potenciar su negocio.

Hace 47 años, Ramón Tapia (63) comenzó a trabajar en un taller de muebles y tapicería. Corrían los primeros años de la dictadura en Chile y, la crisis económica y la pobreza que se vivía en ese momento lo obligaron a comenzar su vida laboral a la corta edad de 16.

Luego de pulirse y pasar por varias fábricas, en algunas de ellas como el jefe encargado de la producción, Ramón logró independizarse. Su secreto: aprendió una técnica muy poco común en nuestro país, el trabajo con bergeres, es decir, muebles fabricados 100% en base a cuero.

“En el año 1987 me independicé. Desde ahí empecé a trabajar solo, siempre en cuero. Ya tenemos un nombre en el mercado, nos conoce mucha gente y por suerte siempre tenemos trabajo”, relató el maestro a La Cuarta Constructor.

Sin embargo, el negocio no siempre fue tan exitoso. Tapia también contó lo complicado que es el paso de trabajar como empleado a lograr independizarse y ser el dueño de su propio taller.

“Independizarse es un paso muy duro y complicado, a pesar de que yo había juntado una buena cantidad de dinero y me fui preparando de a poco. Por suerte tenemos la ventaja de que la gente vuelve cuando un berger tiene alguna falla, porque los muebles de cuero se pueden restaurar”, señaló.

En la actualidad, el negocio se denomina Bergeres Chile, se ubica en la comuna de Independencia y es de los pocos talleres dentro del país que se dedica a trabajar con muebles 100% de cuero, y además con un armado manual casi por completo, otorgando resistencia y calidad al producto final. Junto a su socio Jorge Curin, trabajan como uña y mugre, y hace años lo hacen de la misma manera.

“Casi todo se hace a mano, incluso el cuero que nosotros trabajamos no es cuero terminado. es un trabajo artesanal en un 90%. La única máquina que ocupamos nosotros es la máquina de coser”, aseguró Ramón Tapia.

El buen uso de las redes sociales es clave

Con el correr de los años, Bergeres Chile ha ido acumulando una cartera importante de clientes. Sin embargo, desde que implementaron las ofertas a través de redes sociales en 2019, principalmente en Instagram (@bergeres.chile), las ventas se multiplicaron.

Paloma Tapia, hija de Ramón, es quien administra esta plataforma, e indicó que “hemos aumentado la cartera de clientes de manera significativa debido a que con la red social se puede enfocar la búsqueda y las publicaciones de los productos a nuestro cliente objetivo, y eso ha sido muy favorable”.

El maestro coincidió en esto, diciendo que gracias a las redes sociales han podido concretar ventas en regiones. “Hemos vendido a Viña, Valparaíso, e incluso a Chillán, Chiloé, Molina y Talca. Nos hemos abierto a muchos mercados gracias a Instagram”, cerró.