Tema Central

Las grandes virtudes de los generadores: conozca sus actuales normativas

Autor: Constructor, publicado el

En esta columna, Fernando Herrera Jeldres, docente de la Escuela de Construcción de Duoc UC sede Maipú, desglosa las características, ventajas y desventajas de cada uno de los generadores en el mercado.

Al momento de desarrollar una obra de construcción o cualquier tipo de trabajo menor, la energía es clave para la utilización de las distintas herramientas y equipos que se requieren en el proceso constructivo o trabajo.

El mercado nos ofrece una amplia variedad de generadores eléctricos (también llamados grupo electrógeno). La clave en su elección es tener identificado el consumo eléctrico que se utilizará en nuestro proceso para seleccionar el equipo adecuado. Con la ayuda de un profesional competente podemos realizar un cuadro de cargas para conocer la potencia total requerida y el tiempo de uso, si será algo esporádico de algunas horas, o algo continúo, donde se requiera un funcionamiento permanente.

Por combustible

Los generadores pueden utilizar diversos tipos de combustibles:  gasolina, diesel o gas. Los equipos que trabajan con gasolina son, por lo general, equipos de un tamaño pequeño, portátiles, con menor nivel de ruido, con un uso de tiempo limitado y un requerimiento mayor de mantenciones, pero su precio de compra es menor a un equipo diesel de las mismas características. 

Los generadores diesel son equipos más robustos, de mayor dimensión, con un mayor nivel de ruido y emisiones de gases. Por sus características se pueden utilizar para grandes potencias, y trabajos de un tiempo extenso o continuo. 

Los generadores a gas son menos comunes, y, al igual que los generadores diesel, se prefieren para potencias mayores, de posición estática (equipo fijo) y de un uso extenso o continuo. Por sus características, se suelen utilizar en edificios, habitaciones, corporativos o industrias.

Por tensión

También se puede diferenciar a los generadores por el tipo de tensión con el que trabajan o entregan la energía. Tenemos los generadores monofásicos, los que entregan 220v y que generalmente se utilizan para potencias pequeñas.

Por otro lado, están los equipos trifásicos, que entregan 380v, que generalmente se utilizan para grandes potencias, o para trabajar con equipos de motores trifásicos. Es muy común que un equipo trifásico contenga además tomas monofásicas para conectar elementos que consuman 220v. 

Los equipos de menor potencia permiten ser trasladados de un lugar a otro con facilidad, ya que en su mayoría utilizan gasolina como combustible, y su tiempo de uso es acotado. Por lo general se puede considerar para trabajos puntuales, ideal para grupos de trabajo que realizan reparaciones o mantenciones y que utilicen equipos menores como soldadora portátil, taladro, sierra circular, rotomartillo, etc. 

Los equipos que tienen un tiempo de trabajo mayor o continuo entregan por lo general más potencia y son equipos diesel o a gas. Es muy importante considerar que este tipo de equipos cuando son de gran potencia, también son de gran tamaño, y requieren de condiciones de instalación particulares, como pueden ser: Estar posicionado sobre una base sólida y nivelada, realizar una instalación de ductos para la evacuación de las emisiones de gases, y también se requiere la declaración e inscripción cuando se trate de instalaciones con uso continuo.

Ojo con las normativas

Así como el mercado ha avanzado y nos entrega una amplia variedad de grupos generadores, así también lo ha hecho la normativa y las distintas normas aplicables al momento de trabajar con ellos. En el caso de fuentes de uso continuo, como puede ser un generador instalado para la construcción de un edificio o para obras civiles, deben ser declarados ante la SEC, donde incluso pueden realizar inspecciones para verificar la correcta instalación. 

Asimismo, la normativa también regula la contaminación acústica que puedan generar estos equipos, teniendo que controlar las emisiones cuando son fuentes fijas, y ante ello también se han desarrollados equipos con cabinas insonorizadas que disminuyen en gran medida el nivel de ruido que se puede percibir a una distancia prudente. Luego, la tecnología que tenga cada uno de los equipos, puede permitir por ejemplo un encendido automático, sin tener la necesidad de trabajar con una cuerda de arranque. También se incorporan odómetros para conocer su tiempo de uso y programar las mantenciones, o incluso para aquellos equipos de un uso extenso, existen indicadores digitales de nivel de combustible, consumo instantáneo, y el mercado incluso ofrece un control a la distancia de estos parámetros, pudiendo conectar los equipos a internet para controlar la información en tiempo real.

De esta manera, cuando se trate de trabajos menores o algún tipo de mantención donde se utilicen pocas herramientas o de un consumo eléctrico acotado (W), se recomienda el trabajo con generadores de un tamaño pequeño, portátiles, monofásicos si los equipos son de 220v. 

Cuando se trate de una obra mayor, como puede ser la construcción de un edificio, donde se utilizan equipos de un alto consumo eléctrico (W), donde existen maquinarias que utilizan energía trifásica (380v) como lo puede ser un montacargas, una grúa pluma, soldadoras de gran potencia, entre otros, comúnmente se trabajará con un generador diesel, que por su gran tamaño quedará fijo en una posición.

Es por esto que en La Cuarta Constructor le recordamos conocer con los equipos que trabajará, su consumo, y una vez adquirido o arrendado el equipo generador, siga las instrucciones recomendadas por el fabricante para su puesta en marcha, ¡y no olvide su mantención! Eso aumentará el tiempo de vida útil de su equipo y no quedará tirado cuando ejecute sus proyectos.