Tema Central

Disminuya los decibeles al mínimo con estos materiales

Autor: La Cuarta , publicado el

El plumavit, la lana de vidrio y la lana de roca son ideales para el aislamiento acústico de los espacios. Columna escrita por Héctor Carrasco Santibáñez, Constructor Civil y docente de la Escuela de Construcción de Duoc UC, sede Maipú.

Cuando hablamos de aislación, podemos encontrar diferentes tipos de materiales y funcionalidades. Dentro de los más comunes, están los mencionados aislantes térmicos y acústicos: materiales que tienen la capacidad de cumplir ambas funciones a la vez.

La transmisión del sonido y del calor dentro o fuera de algún recinto puede disminuirse sustancialmente mediante materiales que logren ese propósito.

Algunos materiales estructurales, como la madera y algunos tipos de hormigones, entre otros, tienen también buenas propiedades de aislamiento acústico. A pesar de eso, en general, otros materiales no estructurales ofrecen mayor resistencia al flujo del sonido y el calor para un espesor determinado, y por tanto, pueden ser más económicos para muchas aplicaciones.

Es importante considerar el control del ruido en una vivienda como una comodidad adicional, por ejemplo, en dormitorios, baños, y aquellos recintos en el interior donde sea necesario contener el sonido dentro de éste y/o contener el ruido indeseado hacia fuera.

En el grupo de aislantes acústicos más comunes, podemos mencionar el poliestireno expandido, el cual es una espuma rígida suministrada en forma de planchas de color blanco, de dimensiones volumétricas estables. Se elabora en base a derivados del petróleo en diferentes densidades, según aplicación y es compatible con el medio ambiente.

Los espesores habituales son: 10, 15, 20, 25, 30, 40 y 50 mm. y sus medidas estándar son: 1000 x 500 mm, 2000 x 1000 mm.

Las características de estas planchas, según su densidad y su uso son las siguientes:

1.- Densidad standard: material para aislación de entretechos, mansardas, tabiques y otras aplicaciones.

2.- Plancha de 15 kg/m3: aplicable en aislación al ruido de pisadas en pisos livianos.

Además de las recién mencionadas, podemos encontrar: plancha de 20 kg/m3, plancha de 25 kg/m3 y planchas de 30 kg/m3, las cuales son utilizadas para aislaciones industriales y con resistencias y comportamientos estructurales para construcciones de mayor envergadura.

Lanas minerales

Otro material a utilizar, es la lana de vidrio. Este es un material constituido por fibras entrecruzadas en forma desordenada que impiden las corrientes de convección de aire.

La lana de vidrio es incombustible e inatacable por agentes exteriores (aire, vapor de agua, y bases no concentradas) y distintos usos dentro de una vivienda.

Este material posee cualidades acústicas aceptables y su elasticidad le permite adaptarse a la técnica de pisos flotantes. Además, permite mejorar sensiblemente el índice acústico en tabiques interiores. Los formatos en que las podemos encontrar son en rollo libre, rollo papel de una cara, panel libre, entre otros.

La utilización de lana de vidrio tiene para el usuario las siguientes ventajas comparativas: alto poder de aislación térmica, gran confort acústico, ahorro de energía, seguridad para las personas, no es inflamable, durabilidad, confiabilidad y excelente trabajabilidad.

Además de la lana de vidrio, existe también otro tipo de material que es la denominada lana de roca, elaborada a partir de rocas basálticas, obteniendo un material que tiene propiedades y comportamiento muy similar a la lana de vidrio.

Los formatos comerciales para este material está comprendido entre la colchoneta libre, colchoneta papel una cara, colchoneta papel dos caras, etc. Se recomienda su uso en aislación térmica y acústica de cielos falsos, tabiques y muros, especialmente en ambientes húmedos.

El poliuretano es otro material disponible en el mercado. Según su tipo, se puede obtener espuma para aislación rígida o flexible. La espuma rígida de poliuretano posee, en general, las siguientes propiedades y ventajas: coeficiente de transmisión de calor muy bajo, aplicación in situ que permite una rápida ejecución en obra, duración indefinida, excelente adherencia a los materiales normalmente utilizados en construcción, no permite el crecimiento de hongos y bacterias ni tampoco lo afecta el ataque de roedores ni insectos etc.

Además de los materiales mencionados anteriormente, los cuales son de los más utilizados comúnmente en obras de construcción, se pueden encontrar algunas alternativas específicas con diferentes características de aplicación y comportamiento frente a las necesidades.

No debemos olvidar la importancia considerar el control del ruido en una vivienda, aportando en la disminución de la contaminación acústica al interior de los recintos y mejorando el confort de sus habitantes.